¿Sentirás el mismo Sol?

Conforme vas “creciendo”, o mejor dicho, conforme van corriendo los años, comienzas a identificar “que identificas” tus estados de ánimo. Eso pasa hoy, domingo increíblemente soleado, de esos que evocan tu formación visual trayéndote imágenes de películas que has visto, fotos que has sacado, imágenes de Pinterest, comerciales que aluden tramposamente a las emociones humanas, en fin.

Es un sol perfecto en un día casi perfecto si no fuera porque al ver esa luz resaltando el color de las hojas de los árboles y las palmeras, -la Narvarte siempre alude a la playa que añoras cada tanto-, tu vientre se contrae produciendo una sensación de felicidad y nostalgia a la vez. Una receta que deviene en el ansia de no saber cómo sentirte (si las nuevas disciplinas terapéuticas no hubieran hecho el decreto “la felicidad es una decisión” todo sería más fácil).

El deseo es no arruinar estos rayos que caen alrededor, con la inclinación que tengo por lo sublime de la melancolía. Así que mientras Pulga – mi perrita mestiza- reta a su dueña comiendo pasto al por mayor, yo me dejo llevar hasta otro continente.

Ahí donde me importa si hay sol que puedas disfrutar después de 2 años de cielos nublados y frascos de vitamina D. Arrancándote sonrisas y colándose entre tus chinos como se cuela entre las ramas de los árboles. Me refugio en esa imagen y al doblar la esquina la nostalgia me aborda de nuevo, sin poder evitarlo, deseando estar allá… otra vez… bajo el mismo sol.

0422 copy.jpg

#MisHermanasYYo #Barcelona2017 #domingosdesol

Sin-apsis

Revisando el guión de una de mis películas favoritas “Beginners”, recordé una parte del inicio donde habla sobre cómo se ve el Sol y las Estrellas en distintas épocas. Cómo se veían o ven claro, a través de imágenes de archivo.

La historia de la imagen (televisiva, cinematográfica, pictórica) va de la mano de La Historia, pero sobre todo de nuestras historias. De nuestras cosmovisiones.

Anuncios

29 DE FEBRERO 2016

Ayer reparé en mi percepción infantil sobre los 29 de febrero, siempre me parecían curiosos, casi una gracia del Universo. Pensaba que era cosa del sistema solar que nos otorgaba, cada que se le daba la gana, un día (de) más a nuestras vidas. A placer.

Luego, honestamente, nunca puse atención sobre la necesidad de tener un año de ese tipo; para mi seguía siendo una arbitrariedad. Ahora, 29 de Febrero de 2016, tuve la sensación de que era un día fantasma. Extraño, lleno de cosas pendientes, de inicios, de finales, de reclamar justicia. Todos sabíamos que la energía se encaprichaba y movía las emociones desde lo profundo, sutil, invisible.

Sin detener el hastío y las actividades de cualquier lunes, se siente en el ambiente una cierta inmovilidad. Como si en el “gran” mecanismo se estuviera llevando acabo un ajuste, una reparación, un enmiendo penoso.

Hoy en mi día-regalo, resultado de horas y minutos sobrantes de años pasados, me sentí -me siento como suspendida, queriendo activar muchas cosas internas y externas, yendo contra un muro invisible. Como en esos sueños donde uno corre o se lanza al vacío pero algo lo impide, como una fuerza omnipresente, omnipotente y cruel.

Si bien me sentí afortunada de contar con este día de más y de concebirlo como algo maravilloso, “irme de pinta del correr de los días” pensé. Después de leer más sobre el tema, me doy cuenta que efectivamente es una arbitrariedad, que los humanos siempre queremos clasificar y enfrascar el tiempo en conceptos, en medidas, hasta en unidad de velocidad.

Pareciera que nuestro lenguaje, los avances tecnológicos y hasta cosméticos siempre van encaminados para poder detenerlo, acelerarlo, alentarlo, alejarnos de sus efectos. Pero algo que nunca hemos podido lograr, es anularlo. Sigue corriendo, a pesar de todo y de todos y es tan amigo de la relatividad que terminamos por aceptarlo como aliado.

Su inevitabilidad hace que algunos miremos hacia otro lado y vivamos la vida sin importar las estaciones, ni el clima y por supuesto mucho menos los años bisiestos.

Porque todo es presente, lo demás vive en una dimensión distinta.

Screen Shot 2016-03-28 at 6.32.34 PM.jpg

Nota al pie: Si Julio César supiera que hoy no se distingue una estación de la otra por el calentamiento de la tierra, se ahorraba la molestia.

SOLTERA(O) BUSCA (O DE LA CONSTRUCCIÓN DEL PERSONAJE)

Reflexionando acerca del “Estado Civil” más común de nuestros tiempos, y tratando de desmenuzar mis requerimientos mínimos o máximos con respecto al sexo opuesto; terminé por pensar en las personas que ponen un anuncio en los periódicos y que describen las cualidades principales que buscan en un hombre o en una mujer. Hay algunos que incluso, para no caer en las trampas del destino, enumeran los defectos que no están permitidos dentro de la personalidad de ese individuo hasta ahora desconocido.

Pero me pregunto si realmente esta redacción y listado de características se elabora con la firme creencia de que existe alguien así ahí afuera, esperando a que responda al llamado: que la suerte se eche de su lado y que el dueño o la dueña de tal coctail de virtudes acostumbre leer el periódico o que decida leerlo ese día en particular y que logre descubrir el mensaje que le han dejado.

En lo personal, me parece que es más bien la construcción de un personaje ficticio, un personaje donde se depositan todos los anhelos del mundo y también, de una manera indirecta, las desilusiones de la realidad. Se busca un ente con físico aprobable, pero sobre todo se apela a cosas muy específicas propias de la personalidad: gustos, hábitos, manías, hobbys, carácter y estilo de vida.

Una vez que se ha pensado en todas las posibilidades, en todas las virtudes, en todo lo que no se quiere o en todo en lo que se ha fracasado; entonces hay que acotar a cierto número de palabras, y se eligen aquellas que describen mejor a nuestro personaje.

Finalmente queda un anuncio corto y conciso de quien estamos buscando para escribir nuestra historia.

Sin más preámbulo coloqué este anuncio en el periódico de hoy:

 

MUJER SOLTERA BUSCA

Hombre que guste tanto de días lluviosos como de baños de sol. De los animales sin confundirlos de especie. Con los bolsillos ocupados por la basura que no se atrevió a tirar en la calle. De manos generosas y ojos intensos. Con un triángulo isósceles invertido por espalda y una pancita en señal del buen comer. Que reparta abrazos a la medida. Que le guste reír: de sangre ligera e imaginación espesa. Que le haga reverencia al mar y a la vida buena.

OTROS PERSONAJES DE OTRAS HISTORIAS EN OTROS LUGARES DEL MUNDO

BRITÁNICO BUSCA CHICA Hombre busca chicas de cualquier edad o color para pasar momentos románticos y apasionados. Champaña, buena comida y grandes besos serán de rigor! Envíame un mensaje y cuéntame qué te emociona y cómo mejorar tu vida 🙂 Email: richmondfontaine@mailinator.com

 JAPONESA CASADA Mujer mayor busca un joven inteligente 25-40 años que pueda comprender el corazón de una mujer sensible. Comprensión, consideración y madurez son necesidades complementarias. Si estás cansado de ser tratado muy a la ligera por net surfers, entonces somos el uno para el otro. Hablemos. Email: anannice2005@mailinator.com

LE DARÉ COLOR A TU VIDA Ingeniero extranjero, joven y energético, de lengua materna inglés, que se va a quedar por un año en Kobe, busca chica (soltera o casada), de corazón joven, para una relación romántica. Puedo ayudarte a mejorar tu inglés. Email: springdelight2006@mailinator.com

 Soy mujer en busca hombre

Oferta

Ciudad de Mexico, DF – Chica busca Chico

Soy mujer en busca hombre para relación esporádica y discreta Busco hombre de mas de 20 años no niñatos solo Hombre culto, y sobre todo discreto

 

Se busca un hombre

Oferta

Ciudad de Mexico, DF – Chica busca Chico

busco hombre fiel, sincero, amable, para relacion seria, de 30 a 48 años, que quiera una relación estable.

 

Elegante, sofisticada refinada, con estudios en nivel superior, apariencia agradable, culta, intelectual, graciosa y ocurrente busca galán para términos serios. Características físicas mide 1.70, complexión atlética, pelo largo color castaño oscuro, color de ojos castaño piel morena clara.

Descripción

Busco relación seria con hombre entre 26 y 37 años, SOLTERO Y SIN HIJOS, ojalá que mida 1,75 en adelante, profesional, trabajador, culto, caballero, cariñoso, simpático y atento.

Soy una trigueña de 1,68cm, bien parecida, cabello negro. Con gran personalidad, con estudios universitarios y aburrida de la soledad. Me encanta pasear al aire libre, el cine y los animales. Si quieres conocer mas de mi, por favor contáctame.

 … busco a un hombre educado,seguro de si mismo,amable, alegre, atento y cariñoso, para hacer una relaciòn de pareja, transparente , honesta.de respeto y amor soy una mujer femenina hones…

Publicado en: Mujer >> Hombre Valparaíso

Captura de pantalla 2014-06-26 a las 10.47.21

 

ENCUENTRO CERCANO EN LA LÍNEA VERDE

Utopia

El metro es un buen transporte los días domingo a las 10 de la noche. Hay un acuerdo tácito de no empujar, no agandallar los lugares, ser amables… porque es domingo. Y no cualquier domingo, es un día previo al Día de Reyes. Yo traigo mi correspondiente itacate de rosca después de un extraño pero efectivo evento llamado “Cata de Roscas” . Se abren las puertas y entro al vagón, me siento en el lugar unitario (casi todos preferimos ese) y en seguida me aborda un individuo de unos 50 años que aparenta haber hecho otro tipo de cata.

FILÓSOFO: “¿A qué sabe eso?”

ESCÉPTICA: “Mmm no sé no la he probado… a rosca supongo” (Ni crea que le voy a regalar mi deliciosa porción de carbohidratos, pensé)

Luego soltó una especie de discurso en el que parecía poner a prueba sus cualidades telepáticas, haciendo una secuencia de señas y balbuceos que para mi sorpresa, estaba entendiendo…. luego perdí el hilo, mi capacidad etológica se vio mermada por mi digestión.

Después de unos segundos miró el letrero de la estación a la que arribábamos, y cotejó fervientemente que no fuera “su” estación. Luego entre dientes por fin una frase inteligible:

FILÓSOFO: “Yo me bajo en Utopía”

Entonces pensé que necesitaría de toda mi concentración si quería decodificar las sabias palabras del individuo en cuestión, quien se había quedado mirando fijamente el letrero de todas las estaciones. Luego con seguridad baja su mirada iluminada hacia mi y me dice sonriente:

FILÓSOFO: “La del León”

ESCÉPTICA: “Ah si Etiopía” (Estaba poniendo a prueba su coherencia)

Pero Él me mira como bicho raro y me dice sin titubear:

FILÓSOFO: “¿Qué? No, Utopía… de Utópico … ahí me bajo.”

Después de un silencio reflexivo por mi parte, y una serie de conceptos educativos en los que no se cómo estaba un tal Nietzsche involucrado, llegamos a “su” estación; me levanto en el acto como si mis pies estuvieran programados para moverse solos… El FILÓSOFO se sorprende y al posarnos frente a la puerta, me pregunta…

FILÓSOFO: “Ah ¿tú también bajas aquí?”

ESCÉPTICA: “Sí… me convenciste y también me quiero bajar en Utopía” (En alguna parte escondida de mi, de verdad me emocionaba el nuevo nombre)

Y entonces ocurre la cosa más absurda de nuestro encuentro, el individuo comienza a reírse de mi y le oigo decir una última frase por detrás de mi hombro.

FILÓSOFO: “Estás muy chistosa”

(¿Chistosa yo? Pero …. ah olvídalo)

Seguí mi camino por el túnel y lo perdí de vista para siempre.

El acto de esperar…

esperando
Foto sacada en algún lugar de Palermo, Buenos Aires.

El verbo esperar y el sustantivo espera… parecen tener tan pocas posibilidades de emoción, de acción de aventura… de movimiento siquiera…

Yo acudo a los expertos cuando se trata de aclarar conceptos y significados…

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:

espera

  1. f. Acción y resultado de esperar:
    espera tensa.
  2. der. Plazo señalado por el juez para ejecutar una cosa:
    le concedieron cinco días de espera para que se presentara.
  3. Posición donde el cazador aguarda a que se presente la pieza.
  4. a la espera de loc. prep. Esperando, aguardando a que algo ocurra, sobre todo con los verbos estar y quedarse: estamos a la espera de nuevas noticias.

esperar

  1. tr. Tener esperanza de conseguir lo que se desea:
    espera aprobar.
  2. Creer que ha de suceder alguna cosa:
    se esperan lluvias abundantes.
  3. Desear que algo ocurra:
    espero que se recupere pronto.
  4. Permanecer en un sitio donde se cree que ha de ir alguna persona o ha de ocurrir algo:
    te espero a las ocho donde siempre.
  5. Parar en una actividad hasta que suceda algo:
    esperemos a que él llegue para empezar la reunión.
Resumiendo, me parece que todas las definiciones hablan de FE.    El esperar en cualquier circunstancia siempre implica tener la esperanza de que suceda lo que creemos que va a suceder o de menos que suceda lo contrario, o si nos va bien que suceda algo inesperado. Y si nos va mal, no sucede absolutamente nada.
A pesar de que pudiera ocurrir lo peor, que no pasase nada, esperamos… tenemos fe. Tal vez al final de la fila obtendremos lo que queremos, tal vez en la banca del parque llegue el amor de nuestra vida mientras esperamos a alguien más; tal vez la espera valga la pena y si no, pierde todo sentido, y entonces la vemos como pérdida de tiempo. Yo como lo veo la espera es un lapso de tiempo, que para, que se alarga, un codo pronunciado que une dos partes del tiempo: el antes y el después.
Así que esta cosase trata de ello… del tiempo detenido entre la inmadurez, los años mozos, la experimentación, el aprendizaje, los primeros amores… y la llegada del elefante con su paso lento y majestuoso, su generosidad y la ternura que mueve al mundo.